Importancia de la paz mental en la juventud

Importancia de la paz mental en la juventud

Por: Daysi Gutiérrez Medina

Mi nombre es Daysi de los Ángeles Gutiérrez Medina, tengo 19 años de edad y actualmente estudio la carrera de Marketing y Publicidad en la universidad de Ciencias Comerciales UCC sede Managua, soy una joven apasionada por el tema de la salud mental debido a que los jóvenes lo descuidamos de una manera increíble inconscientemente y deseo desde lo más profundo de mi corazón, de alguna manera sembrar una semilla en esta sociedad, en la generación Z donde están mis amigos y familiares que día a día pasamos luchas personales diferentes por muy mínimas o grandes que sean y para cualquier persona que lea este pensamiento expresado en palabras, ayudarles a entender que es dentro de nosotros mismos y no fuera donde encontrarán los recursos para salir adelante, si yo estoy bien mi entorno está bien.

En mis casi dos décadas cómo estudiante sobre esta dura e interesante carrera llamada vida, he tenido experiencias que me han dejado grandes aprendizajes, de diferentes magnitudes, tamaños y formas (sí considero que los problemas tienen formas, es en círculo cuando el ciclo repetitivo es en tiempos constantes y un rectángulo cuando hay un tiempo pero siempre se vuelve a caer en lo mismo, ciclos sin fin), y creo realmente que estas experiencias en la niñez y juventud marcarán de alguna manera nuestra vida adulta y es ahí donde la inteligencia emocional juega un papel importante, es difícil pero si aprendemos a controlar nuestras emociones viviremos tranquilos y plenos ante una sociedad de ataques a nuestros pensamientos.

Una gran herramienta para la mente es concientizarnos (automotivación y autoestima) es cerrar ciclos en nuestra vida, cerrar de una vez por todas heridas del pasado atormentando y obstruyendo nuestro presente, ya sea con recuerdos constantes, manera de percibir las cosas y toma de decisiones, cerrar ciclos es el tema del cual se tratará mi artículo a continuación.

¿Qué es cerrar ciclos emocionales?

Cerrar ciclos emocionales es alejarse de situaciones, personas o relaciones que nos pueden llegar a hacer daño. Y, por esa misma razón de ese alejamiento comenzamos a experimentar tristeza cuando algo está llegando completamente a su fin, te hace tomar conciencias de que definitivamente comienzas a poner un punto final en ese apartado de tu vida que te impide avanzar, obstruye tus objetivos y a crecer cómo persona y estoy segura de que tomar la decisión de cerrar un ciclo emocional y que la propia iniciativa de que esto sea llevado a cabo es un acto de mucha valentía y amor propio, unas personas lo hacen de manera individual porque tienen la capacidad emocional de hacerlo de esa manera, y otras necesitan ayuda profesional.

Cerrar ciclos es una manera de tener paz mental en la juventud

Una de las maneras en la que yo cuido mi paz mental es practicando mis hobbies favoritos, los hobbies son aquellas actividades que nos ayudan a desconectarnos de nuestra rutina diaria, de nuestra realidad, evita el estrés, el aislamiento, el sentimiento de soledad o la vida sedentaria, nos favorecen para ampliar nuestros talentos y además de eso nos ayuda a desarrollar nuevas capacidades fortaleciendo nuestra creatividad y autodisciplina, unos de estos son: ejercitarme (este es mi hobbie favorito), escribir, leer y entre otras actividades, pero también con el tiempo y gracias a las experiencias que la vida me ha dejado he desarrollado a capacidad de cerrar ciclos, de alejarme de “amistades” que me estaban dañando y no salía de ahí porque ya se había creado una zona de confort en mi vida, una costumbre, en mi día a día, gracias a terminar con estas amistades he experimentado más paz en mi vida, no ha sido fácil, para nadie lo es, unas personas pueden más que otras, no significa que yo pueda más que otros porque sé también que otros tienen más valentía que yo, y eso es admirable.

He valorado mucho en mí la capacidad de poder terminar con apegos que me estaban destruyendo, estas experiencias de eliminar esas relaciones destructivas y esta valentía emocional que tengo ahora me enorgullecen a mí misma y me ha motivado mucho a ayudar a personas que no pueden hacerlo solas, no soy una profesional en esto, no tengo ninguna certificación sellada por una institución que lo valide, aspiro en un futuro tenerla, pero tengo una pasión y amor hacia este tema y en servir. Cómo expresé en mi presentación en la primera página, ansío plantar una semilla en esta sociedad y creo que ser parte de la edición 107 de Cultura Libre es un excelente primer paso para lograrlo.

Tenemos la capacidad de lograrlo

“El ser humano sufre más por lo que se imagina que por lo que ocurre” la frase en un arte que publicó la coach de vida Nadia Vado el 8 de octubre del 2022 en sus redes sociales, “Una mente en el futuro es una mente ansiosa. La mayoría de lo que nos imaginamos nunca llega a ocurrir. Aprendamos a gestionar los pensamientos, a vivir un momento a la vez. Cada vez que un pensamiento inútil esté ahí, toma conciencia y utiliza esta frase “suelto y confío” anexó cómo texto alternativo a esta. Pensamiento que quiero compartir y me ha ayudado mucho a vivir un día a la vez, sin prisa y de una manera ordenada, no sólo por disciplina y orden, esto nos aporta grandemente en salud mental, la automotivación, en realizar nuestras actividades serenamente y un testimonio que quiero compartir acerca de esto es mi carrera universitaria en la que estoy cursando actualmente, en 2019 tuve mi graduación de secundaria en donde mi ansiedad por inmediatamente cursar la universidad el año siguiente en la universidad me acompañaba día y noche, desde la elección de la carrera universitaria hasta elegir la universidad, calendarizar las fechas de estudio para realizar el examen de admisión, todo eso fue un estrés para mi madre y para mí, luego llegamos al año 2020 y en Febrero inicio la universidad con mi carrera elegida, transcurre Marzo y Abril, el país es azotado por la pandemia mundial COVID 19 en donde me veo obligada a no continuar con mis estudios, cuando retiré mis clases de esa universidad lloré desconsoladamente puesto que lo que quería era cursar la universidad en ese momento, recordaba todo el estrés vivido junto a mi madre el 2019 y el dinero perdido, fue frustrante y además de eso me sentía mediocre, mal, impotente de no estar haciendo nada con mi vida, me sentía improductiva, luego cursé una certificación en línea para “ocupar mi tiempo” mientras no podíamos salir de nuestras casas, luego en el 2021 ocurre de que cambio de universidad y ese curso que realicé en el 2020 para “ocupar mi tiempo” me había ayudado a tomar una mejor decisión acerca de lo que quería estudiar porque había ingresado a Ingeniería en Sistemas, una increíble carrera pero en definitiva no era para mí, es ahí donde entro a mi actual universidad a cursar la licenciatura de Marketing y Publicidad, inicio el 2021 y mi ansiedad por ser una buena estudiante cómo reacción a todo lo que había pasado del 2020 hasta la fecha me estaba frustrando, no estaba disfrutando esa nueva etapa, ese nuevo ambiente, esas nuevas personas, estaba atenida a que las calificaciones iban a definir mi intelecto y calidad cómo persona, estaba encajonada a un pensamiento rudo hacia mí misma, desaprendí ese ideal, tuve paz al liberar ese concepto de mi cabeza, me automotivé, entre en consciencia para un bien propio, mi mente estudiaba pero disfrutaba las actividades universitarias al mismo tiempo, mi vida como estudiante universitaria cambió en mi último cuatrimestre de primer año en un proyecto final que realicé con personas maravillosas que conocí en ese lugar, estaba disfrutando hacer ese proyecto porque el tiempo de calidad que pasaba con mis compañeros es inefable, marcó mi vida y nunca voy a olvidarlo, actualmente en el 2022 considero que estoy viviendo un día a la vez, priorizando mis estudios pero más aún mi salud mental, estoy más optimista, tengo amistades increíbles y una madre maravillosa que está orgullosa de mí y siempre apoyándome en todo lo que quiera realizar en esta etapa de mi vida, estoy viviendo la parte de la frase que la coach de vida Nadia Vado expresa: “Aprendamos a gestionar los pensamientos, a vivir un momento a la vez”, si mi futuro es culminar mi carrera universitaria no me afano por eso ahora, vivo el presente, disfruto a mis amigos mientras podamos estar juntos, antes de que tomemos rumbos diferentes en nuestras vidas siendo adultos, el tiempo de calidad son cosas que no pueden comprarse con dinero ni repetirse en carne propia ni una sola vez, sólo podemos encargarnos de que cada experiencia sea inolvidable, no mejor que la anterior porque cada una tiene su esencia pero sí encargarnos de que marquen nuestras vidas, si yo pude desaprender un ideal para tener uno nuevo, si yo pude no afanarme por lo que viene mañana y cuidar mi paz de esta manera ¡También podes hacerlo!

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Videos Recientes

Cargando...

Revista digital