Seleccionar página

Ensayo sobre la adolescencia en Nicaragua

Ensayo sobre la adolescencia en Nicaragua

Por: Alexander Azael Pérez Ruiz

Hablar de la adolescencia en Nicaragua es hablar de sometimiento, los adolescentes siempre estamos sometidos a lo  que los adultos ordenen, ya sean nuestros padres, maestros e inclusive jefes; no podemos tener un acto de rebeldía o protesta porque ya somos aberraciones o bien delincuentes, y para que no nos llamen de ese modo nos sentimos sometidos a quienes dictan las ordenes, creando así una espantosa cultura de inseguridad, en la que el chavalo no puede desarrollar libremente su pensamiento crítico porque se acostumbra a este sometimiento, limitando tristemente su libertad.

 El adolescente a pesar de lo que es, adolescente, aunque aún no alcance su mayoría de edad, ¡su voz vale! No vamos a limitar a alguien solo por su edad, esa es una exclusión horrible; el adolescente tiene las mismas capacidades que un adulto, la misma voz que puede tener un adulto, ¿por qué entonces limitarlo a ser nada?, obviamente no podemos omitir los casos en los que sí es necesaria la mayoría de edad, pero quiero hacer hincapié en que la voz del adolescente sí vale y que no tenemos derecho ni a callarle, ni a limitarle, porque partimos su integridad y lo acostumbramos al silencio, construyendo así adultos mediocres y frustrados, que se dejan abusar y violentar sus derechos, y no queremos eso.

He aquí una anécdota que viví hace unos meses: en mi escuela de secundaria los directores se rigen por la falta de profesionalismo, política y corrupción; un grupo de líderes estudiantiles tomamos la iniciativa de redactar una carta en la que planteábamos la falta de profesionalismo y mala administración de los directores, promovimos la firma entre los colegiales recaudando alrededor de doscientas firmas, de las cuales cien fueron robadas por estudiantes mandados por la subdirectora, en cambio las otras cien pudimos hacérselas llegar al delegado municipal, quien desoyó nuestras peticiones obviándonos por completo; intentamos contactarnos con autoridades del MINED departamental pero también desoyeron nuestras voces, pues ellos también se rigen por los mismos principios (política y corrupción) por tanto nuestra voz no valió, nos sentimos defraudados por los profesionales de nuestro país y no tuvimos más opción que resignarnos y soñar con que nosotros sí seremos verdaderos profesionales. Escribo esto como ejemplo de tantas situaciones en donde el adolescente es silenciado y su voz simplemente no vale.

Estoy cabalmente seguro que todos los adolescentes soñamos con una mejor calidad de vida sin la necesidad de salir del país, soñamos con ser verdaderos profesionales y vivir libremente donde no haya exclusión, ni discriminación, y lo más importante donde no se nos silencie nuestra voz.

Actualmente los adolescentes estamos en incertidumbre, pensamos si será posible el futuro que soñamos si la situación actual no nos favorece en lo absoluto, muchos tenemos grandes ilusiones con esperanzas de que todo mejorará, otros estamos desilusionados, con temor y frustración, pero todos queremos una Nicaragua pintada de colores; yo en lo particular tengo la esperanza de que sí habrá un cambio positivo y que mis contemporáneos y yo gozaremos de una verdadera libertad, no una falsa libertad como la que nos ha tocado vivir con el actual gobierno, pues nosotros adolescentes tenemos los ojos abiertos y somos conscientes de la falsa democracia que vivimos y que ha marcado nuestras vidas y dado una grande lección .

En definitiva, concluyo con que la cultura del sometimiento nos afecta mucho y que ser adolescente en Nicaragua es caso crítico, pues la adolescencia es la etapa donde te defines y la cultura sexista, machista, misógina y de sometimiento de nuestro país nos limita y nos convierte en ignorantes, lo idóneo sería ejecutar las pautas necesarias para acabar con este tipo de cultura y abrirnos a la cultura de la libertad. 

Sobre el Autor

3 Comentarios

  1. Desconocida

    Pero gracias a comentarios como el suyo, otros despertarán. Esto nos hace tener esperanza en una mejor Nicaragua, no callen ante las injusticias de este mal gobierno, para el cual el pensamiento libre solo es correcto si está en sus mismos lineamientos de lo contrario, es erróneo.
    No deje de soñar y luchar, pues sea que el día de mañana tú seas el que haga el cambio en nuestro país.

    Responder
    • Maurice

      Chalé si 😗

      Responder
    • Narcis

      Muy de acuerdo y muy valiente esta persona que escribió esto. Si viera otro instituto yo pusiera a estudiar a mi hijo pero lástima es el unico que hay. Ahi todo mindo trabaja mal desde las empleadas hasta los profesores. Pero como estos directores tienen que cumplir con su partido por eso no se van, tienen concha de cusuco porque nadie los quiere, todos son títeres hasta el delegado de ahi de Muy Muy

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones recientes

Videos Recientes

Cargando...

Revista digital