Seleccionar página

El pañuelo de colores

El pañuelo de colores

Por Valeska Sandoval

El pañuelo de colores que cubría

la mitad de tu rostro pálido y asustado

era lo único que miraba ese día

entre el mar de cuerpos a tu alrededor.

Te vi herido unos segundos

después—tu pañuelo lucía horrible,

manchado de rojo.

Oh… ¡Cómo odio los trapos manchados!

También a los cuerpos que gritan a tu alrededor

cuando te subían en una motocicleta. 

Y los que no gritaban los odiaba aún más,

pues estaban solo acostados en el andén de un barrio cerca de la UCA.

Esos cuerpos no despertaron

del sueño en el que estaban sumergidos.

Al igual que tampoco vos lo hiciste.

Y tu pañuelo se convirtió en mi vago recuerdo.

Con el tiempo estoy olvidando los colores que tenía.

También en ese tiempo siento que olvido el tono de tu voz.

¿Cómo era tu voz?

¿Y por qué ya no estás deambulando por ahí cuando duermo?

Tu hermana dice que tus padres ya se encuentran mejor,

pero siempre que esa fecha se aproxima ya no les gusta celebrar

el día de las madres…

Y tu hermano ya no viste tus camisetas.

Tu mejor amigo se convirtió en mi mejor amigo,

pero ya se volvió a enamorar.

Y las personas como yo,

en muchas ocasiones

te volvemos a recordar.

A mi amigo—Jonathan Morazán Q.D.E.P.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Videos Recientes

Cargando...

Revista digital