Seleccionar página

Todos lo Vimos

Todos lo Vimos

Por: Por: AGA

Cámara contra fusil

la transacción del cobarde;

empujones pretenden trincar

el espejo de dos caras,

confirmando el secreto conocido:

somos rehenes de la tiranía agonizante.

Saña se aloja en la frente

del que sostiene el arma.

Sus ojos llenos de sangre

enturbian la plúmbea vergüenza

de defender una senil monomanía.

Pupila a pupila en duelo

-la verdad de un pueblo contra la sentencia falsa-

¿quién podrá sostener la mirada?

El esbirro no puede más,

lo delata el golpe

de una conciencia ansiosa

por salir huyendo.

Mientras las mentiras se derrumban,

la cámara sigue venciendo.

Se abre el lente,

un burdo circo intenta silenciar a un país hastiado.

Se cierra el lente,

remiendan palabras lullidas

queriendo parchar sus calumnias.

Es muy tarde,

todos lo vimos.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones recientes

Revista digital