Seleccionar página

Te imagino…

Te imagino…

Por: August R.

Te imagino

en la asta de una bandera

—ondulada y libre—,

que grita verdades recíprocas

al voto secreto de las urnas,

que el sello azul

en la yema de tus dedos

pinta a esperanza,

que la equis dentro del círculo

dibuja la simetría

entre el discurso político

y el quehacer en el durante.

Te imagino

en las filas del proletariado

que marcha al tempo

de un grito de auxilio,

de un exiliado

o quizás de un privado

que reside detrás del polarizado

—anticorrosivo y antaño—.

Te imagino

en una hoja amarillenta

bajo la firma de millones

que han declarado la prueba

irrefutable y con tinta indeleble,

la absoluta arbitrariedad.

Te imagino

en los encabezados de diarios

anunciando sin hastío

el punto de inflexión

y el hito histórico de una nación

que no ve por el espejo retrovisor,

y aunque esto suene a utopía;

el despertar de una nueva revolución

ha surgido del diecinueve.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Revista digital