Seleccionar página

El próximo presidente de Nicaragua

El próximo presidente de Nicaragua

Por: Fidel López

Es un hecho que Nicaragua se encuentra en una situación que lastimosamente provoca la comparación con países como Cuba y Venezuela, viviendo bajo dictaduras, sin derecho a la plena libertad de expresión, y aparentemente, sin pronta salida del nefasto modelo totalitario en el que están inmersos estos pueblos. Sin embargo, pese a los múltiples argumentos que nos muestran la imposibilidad de elecciones libres y democráticas, es importante no perder de vista el modelo que nos parecería adecuado implementar en nuestro país si tenemos la oportunidad de desplazar el actual, en consecuencia, esto nos lleva a plantearnos el tipo de dirigente que debería ocupar el cargo de presidente de la república.

Cabe recordar que esto no es más que mi opinión personal, y se puede estar de acuerdo o no. Empezaré aclarando que dentro de lo que yo consideraría un candidato óptimo, ubicaría a un individuo que haga a un lado la demagogia y el populismo, cuestión muy complicada, puesto que estas son herramientas claves en la política. Si logramos prescindir de esos aspectos, este nuevo aspirante a presidente deberá, a mi criterio, poseer cierto dominio en materia económica, y posteriormente presentarse con argumentos y propuestas lógicas a las problemáticas de nuestro país. En cuestión de valores, es muy importante que encontremos valores éticos y morales contrarios a los que encontramos en las profundidades de la filosofía marxista y de izquierdas en general, me refiero a la envidia, resentimiento, celos, avaricia, entre otros muchos antivalores propios de estos movimientos. La agenda de nuestro candidato óptimo deberá incluir principalmente temas como: Bajar impuestos, educación en todos los niveles, evaluación de la viabilidad del INSS y sus alternativas, recuperación y restauración

de la masa arbórea y cuerpos de agua, inversión en la infraestructura vial, división de los poderes estatales, reestructuración en las fuerzas de orden público, trabajo en mecanismos que imposibiliten o al menos dificulten la aparición de un nuevo caso de aferramiento al poder, investigación del enriquecimiento ilícito y demás delitos cometidos por la dictadura y sus simpatizantes, entre otros muchos temas que no incluyo para evitar estancarnos en este punto. Y como capricho muy personal, me gustaría ver un candidato o presidente que exponga al estado como lo que es en su naturaleza, una banda de bandidos o un parásito que se impuso sobre un territorio y sus habitantes, a los cuales les roba parte de lo que generan como fruto de su trabajo y que posteriormente administra como cree conveniente.

Si bien es muy complicado que un candidato cumpla con todos los requisitos mencionados, al menos podemos tener la expectativa de que el próximo presidente esté enfocado a que Nicaragua sea un país viable, no solo para las empresas que puedan invertir en el territorio, sino también para los nicaragüenses que se encuentran actualmente dentro y fuera del país. Finalmente, debemos recordar que tenemos una responsabilidad individual en comprometernos a mejorar la educación y cultura nuestra y de las futuras generaciones, para evitar repetir nuevamente estos infames episodios en la historia de nuestro país.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Videos Recientes

Cargando...

Revista digital