Seleccionar página

Cadáver sobre el pavimento

Cadáver sobre el pavimento

Por: Marcos Ortiz 

Entre júbilos, gritos y romances pasajeros, yo estaba,  

en mis manos sostenía el gélido elixir placentero

cuando una presencia ardiente rosó mi tacto,

una sombra juguetona que sonreía al buen dador 

y era cruda con el empedernido; 

en la fonda extravagante me sumergí en sus ojos, 

 y ebrio quedé por su olor a cigarro. 

En mis memorias permanecen las bendiciones

cuando llevabas la cuenta a mi mesa, 

los pocos cruces de palabras que tuvimos,

era el momento perfecto de mi estancia.

Pero decidiste partir del cálido escenario 

e irte sola con rumbo desconocido; 

ahora solo observo de lejos la lóbrega taberna 

la barra donde estaría, 

si no te hubiera matado aquel bus. 

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones recientes

Videos Recientes

Cargando...

Revista digital