Seleccionar página

Algún día, República

Algún día, República

Escrito por: Carlos Téllez

Nicaragua ha tenido una larga tradición de gobiernos déspotas y autoritarios que como único legado a la nación ha sido la limitación del país para erigirse como constructora de su propio destino y crecimiento. Ejemplos como el de la dinastía Somocista y sus tres generaciones de caudillos, o el de Zelaya se quedan cortos si lo comparamos con el caudillo que más tiempo ha detentado el poder en Nicaragua: Daniel Ortega. El mismo que ha llevado a la situación actual a nuestro pequeño país.

Hoy la situación que se vive en el país no deja de ser cíclica y rememora los tiempos más oscuros de la dictadura somocista, dejándonos como aprendizaje que poco importan las consignas partidarias, las corrientes ideológicas, las luchas revolucionarias y los bandos cuando se trata de dinero, avaricia y poder. Que la corrupción, la negación del estado de derecho y la vulneración de los derechos fundamentales se vuelven vehículos potenciadores de los gobiernos déspotas que sólo buscan su beneficio propio.

disfrazándolo como común mediante mensajes de paz, prosperidad y unión. Y son precisamente, Daniel Ortega y Rosario Murillo, los que más se han servido de estos tres elementos, creando mediante la corrupción un sistema clientelista, eliminando la separación de poderes y el imperio de la ley para obtener el poder, y, por último, vulnerando los derechos fundamentales para mantenerlo y eliminar cualquier rastro de oposición que busque libertad y justicia. Ante esta tragedia política es ante lo que el pueblo nicaragüense, y en especial los jóvenes, se han levantado.
El pueblo nicaragüense busca justicia, libertad y democracia, valores de cualquier estado democrático y de derecho garante de desarrollo. Y no tengo dudas de que, bajo el extenso cielo azul de Nicaragua, tarde o temprano, ante este o ante otro caudillo se conseguirá, porque a pesar de la aparente actitud sosegada de los nicaragüenses se esconde un pueblo bravo y gallardo que no descansará hasta ver al tirano derrocado y obtener la libertad que como pueblo nunca debió de habérsele arrebatado y de tener de una vez por todas a una Nicaragua que verdaderamente sea república. Porque como dijo el más insigne de mis compatriotas: “Cuando la patria es pequeña, uno grande la sueña”.

¡Viva Nicaragua! ¡Viva la República!

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones recientes

Videos Recientes

Cargando...

Revista digital