A falta oportunidades laborales y sus adversidades.

A falta oportunidades laborales y sus adversidades.

Por: Edgard Antonio Quijano González.

A la escasez de oportunidades, muchos jóvenes prefieren emigrar a otro país a buscar una buena estabilidad laboral, que en Nicaragua no se les brinda.

 Vivimos en una sociedad donde si es tu “amigo” o “conocido” tiene mayor oportunidad para quedarse en la empresa, que alguien que no conoce popularmente un padrino, conecte o palanca, que hable bien. Dónde el profesional vale menos que una persona no preparada, que para ser contratado deben de pagarle con menos de la aspiración salarial.

El mercado laboral está cada vez más exigente, para optar a un puesto de empleo se tuvo que haber adquirido previamente ciertas destrezas habilidades, cualidades.

 Acaso es tan difícil darle el chance alguien que está saliendo de la universidad, esto es un abismo entre el conocimiento y la experiencia en el mercado laboral, entonces la pregunta sería ¿cómo piden experiencia a los jóvenes cuando no la tienen?

Las universidades enseñan cómo es camino para triunfar y no es fácil, pero sería bueno que enseñaran a cómo afrontar la desilusión profesional, si no encuentras de lo que estudiaste dedícate a otra cosa.

No es de extrañarse que se llegara un punto donde la preparación profesional sea superado por expectativa de vida llegar a tener alguna casa, auto propio, posgrados, doctorados y maestrías no mayor de 25 años, sin olvidarnos que somos humanos no mercancía.

Las carreras técnicas son muy buenas y tiene la facilidad de ser rápida de concluir y al mismo tiempo se brinda una buena asesoría al momento de las practicas, mientras en la universidad son cinco años para estudiar, con el temor de no encontrar empleo al salir de la universidad o no encontrar empleo de lo que estudiaste. En Nicaragua existen muchos profesionales que se han dedicado a otras actividades por falta de oportunidades ya sea conductores de taxis, vendedores en los mercados o zonas francas, etc.

La Realidad Durante las pasantías se quiere dar una buena impresión en el desempeño, algunas veces no son remunerados “estas aquí para aprender” y las empresas se provechan eso.

En algunas empresas privadas el personal nuevo es afectado, por el personal con más tiempo dentro de la compañía, estos hacen que su estancia dentro de la empresa, donde para sobresalir en el trabajo en algunos casos se tiene que ser “el sapo” o “el bombín” estas son las personas que todo le cuentan al jefe, lo importante es correr al nuevo personal.

El personal viejo piensa, que el personal nuevo llega a quitarles el empleo y justician cualquier acción para ir corriendo donde el jefe e inventar “Es lento” “no sirve para este puesto” todo para que sea despedido.

Una conducta similar refleja los dueños o encargados de las empresas, él se hace la vista gorda a su conveniencia para chantajear al personal para sobrecargarlos con trabajo por el mismo salario.

Muchas veces vale más una mujer coqueta con malas relaciones personales y no saber nada relaciono al puesto, a lo contrario a una mujer profesional en lo que hace y competente en el mercado laboral, hay un dicho popular “Es más importante un buen cerebro, que un buen cuerpo”.

Las empresas de alto reconcomiendo a nivel nacional o capital privado tratan a los colaborares con las palabras más comunes “allá afuera hay otro para ocupar tu lugar” “Sino te gusta ándate”, es una manera de chantajear al trabajador para que se quede y se conforma con el salario que se le da.

En este mundo laboral todos somos reemplazables, pero no irrepetibles.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Videos Recientes

Cargando...

Revista digital